Lunes, 14 de abril de 2008

Valladolid- Aranda de Duero- Fuentespina- Fuentelcésped- Maderuelo- Ayllón- Riaza- Cerezo de Arriba- Madrid- Villacastín- Valladolid

Como vamos a Madrid muy a menudo, nos gusta hacerlo por rutas diferentes, para no aburrirnos. Y cuando el tiempo no apremia, incluso, vamos de vericuetos.

El sábado pasado recorrimos una zona que hacía años que no trabajábamos. Directos hasta Aranda de Duero, luego tomamos la general, para desviarnos hacia Fuentelcéped en unos kilómetros. El último pueblo de Burgos tiene una preciosa iglesia dedicada a San Miguel Arcangel.

San Miguel Arcangel

Calles muy cuidadas y algunas casas derruidas que muestran vestigios de vidas pasadas.

Fuentelcésped   Ruina

Cuantos panes habra cocido ese horno...


Ya en tierras segovianas algunas cosechas se muestran incipientes, y contrasta su verdor con los cielos ofuscados y amenazantes.

Campos góticos


Nuestra siguiente parada fué en Maderuelo, un pueblito medieval, encaramado en un cerro que muestra el clásico trazado de la época:

Una iglesia en un extremo.

                           San Miguel

Una iglesia en el otro.

                            Santa María del Castillo

Y una, dos, tres o cuatro calles que las unen, siguiendo las curvas de la topografía, formando una almendra. En este caso son dos, la Calle Alta y la Calle Baja, no se rompieron la cabeza para nombrarlas...

De pasado con leyenda templaria, Maderuelo está plagado de detalles para recrearse, bonitos juegos de tejados y chimeneas.


Maderuelo

Puertas que no hay quien ose abrir.

Puerta

Grabados de símbolos sumamente arcaicos con significados mágicos...

                          Piedra angular

Y la naturaleza, que siempre se esfuerza por asomar.

Flores en el ábside

Maderuelo está abrazado por el pantano de Linares, que recoge las aguas del Rio Riaza, e inundó a mediados del siglo pasado las fértiles tierras que dieron riqueza a este pueblo. Llegó a tener más de diez iglesias en su término municipal... 

Puente de Maderuelo

Junto al puente, la ermita de la Vera Cruz, que según cuenta la leyenda, custodió un pedazo de lignum crucis, desde que un caballero templario se apareciera frente a ella con el trozo entre sus manos. Los frescos románicos que la decoraban ahora están en el Museo del Prado.

Despues de comer y pasear, continuamos camino y el pantano nos acompañó un buen rato.

Pantano de Linares


Ayllón tiene una de las plazas segovianas más coquetas que conozco, con grandes casas señoriales y el Riaza, ya río.


Casona en Ayllón

Cogimos la carretera a Riaza, Cerezo de Arriba y por la autovía a Madrid.

Llegamos a tiempo de soplar las velas con Miniwait, mi sobrina, que ha cumplido 5 añazos, y está para comersela.

                              Cumple de Blaco

Más sandwiches de chorizo, regalos en papeles brillantes y recuerdos infantiles.

Desde casa de mi hermano se ve este imponente Castaño de Indias, en plena floración.

Castaño de Indias


Vivir en el corazón de Madrid y enterarse de que ha llegado la primavera es todo un lujo.

De vuelta a Valladolid, a la una de la madrugada, control de alcoholemia en Villacastín. Un 0,0 redondo y a casa, a dormir.










Tags: Vericuetos, castilla y león

Publicado por talipo @ 13:37  | Vericuetos
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Publicado por yida2
Martes, 15 de abril de 2008 | 13:43
Joooooooo que recuerdos. No sabes que nac? en Aranda del Duero y vivi en segovia?????
He pasado , so?ado ,olido cada rinc?n de esa tierra castellana en que a veces, te parece oir los cascos de los caballos de un caballero.
Publicado por talipo
Martes, 15 de abril de 2008 | 14:05
De un caballero templario... Qu? tierras de leyenda ?verdad? Mi padre tambien era de Burgos, cosas de la guerra, pero lo llev? siempre muy a gala...
Publicado por Snur
S?bado, 19 de abril de 2008 | 0:08
Polita, aqu? estoy en mi cita semanal a tu blog. El finde leo con calma, las cosas tan bonitas que escribes y disfruto de tus recetas y de esas fotos maravillosas.
Publicado por sol-iris
S?bado, 19 de abril de 2008 | 10:14
Me ha gustado mucho recordar esta excursi?n. Las tierras segovianas me gustan mucho, por sus pueblos, por su rom?nico, y por su buen yantar. Muy bellas fotos, aunque tu ojo es mucho m?s sensible que tu r?flex digital. Besos, querida