Jueves, 24 de abril de 2008
Valladolid- Soria- Garray

Este es el grito de guerra de los sorianos, hartos de que la administración central no les haga ni caso. Y yo, como residente en Castilla y León, y disfrutadora de esta provincia semiabandonada, me uno a ellos.

El 23 de abril es el Día de nuestra comunidad, celebramos la gesta de los comuneros, que se rebelaron contra el poder absoluto de Carlos I. A ellos les dieron sopas con ondas, pero a nosotros nos dan fiesta.

Para aprovechar mejor la jornada, salimos el martes por la tarde. Paseamos un poco por la capital soriana, cenamos pronto y bien en El Royo, un local de copas, que tiene un comedor en el sótano y nos fuimos a dormir.

A la mañana siguiente, despues de disfrutar del desayuno del Parador y de las increibles vistas del comedor, sobre Soria y el río, fuimos a ver San Juan de Duero.

Del Monasterio fundado en el siglo XIII por los Caballeros de San Juan de Jerusalem, apenas queda el claustro y una pequeña iglesia.

Claustro

Sin embargo, este claustro es de una gran originalidad. Con cuatro lados diferentes, exhibe un amplio repertorio de basamentos, columnas y capiteles, que compiten entre ellos para ver cual es más admirado.

Capitel

El interior de la Iglesia es muy sencillo, pero llaman poderosamente la atención dos curiosos baldaquinos laterales, a la manera oriental.

                Interior

Decorados con preciosos capiteles que pretenden hacer sombra a sus hermanos del exterior.

Capitel ICapitel II
Capitel IIICapitel IV

Un lugar mágico, a orillas de Duero y a los pies del Monte de las Ánimas de G.A. Becquer.

                Arco

Carretera dirección Logroño, nuestra siguiente parada fué en el Cerro de Garray, en donde se asentó la ciudad arévaca de Numancia, en donde sus aguerridos pobladores resistieron durante años los ataques del ejército romano, y en donde sucumbieron ante Escipión en el verano del año 133 a. J.C.

El yacimiento de Numancia ha dado restos desde el Calcolítico hasta la época previsigoda.

Despues de ver un didáctico video que te mete en situación, es fácil retrotraerse a esas épocas remotas, paseando por el trazado de sus calles, observando su sistema de aljibes y murallas.

Numantia

Y visitando las fieles reproducciones que se han hecho de una casa celtibérica y otra, ya romana.

Casa romana

Tras la victoria de Escipión, nuevos pobladores se asentaron sobre Numancia, las clases bajas continuaron viviendo donde lo habían hecho sus predecesores, apenás aumentaron el tamaño de sus casas, dándoles alguna estancia más, para ganar comodidad.

Sin embargo, en la zona Sur de Numancia nació un barrio para gentes acomodadas, con casas con peristilos, más elegantes, a la manera romana.

Barrio Sur de Numancia

Y con hermosas vistas. Las cosas no han cambiado tanto como pensamos...

A la entrada hay una excelente colección de molinos de cereal manuales.

Molinos de cereal

Y la reproducción de dos bastiones de la puerta de la muralla, te despiden a la salida.

Bastiones

Tags: Vericuetos, soria, castilla y león

Publicado por talipo @ 13:25  | Vericuetos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios