Mi?rcoles, 10 de septiembre de 2008
El domingo, 24 de Agosto, despertamos y fuimos a ver la playa de Navia, a la que se accede a través de un eucaliptal, con pinares alrededor.



El buen tiempo nos sigue acompañando, los cielos azules y una brisa ligera, que en nada se parece a las tempestades que habían augurado los servicios meteorológicos, para el fin de semana.



De vuelta a Luarca, quedamos con asunb, JR, Pi y Pa. Y nos encaminamos hacia el valle de Paredes.



En Asturias, las montañas rozan el mar, y tras ellas, tranquilos valles te llevan a pequeños pueblines, muy guapos, por donde parece no haber pasado el tiempo.



Una vez llegados a San Pedro de Paredes, dejamos los coches e iniciamos una pequeña subida para ver el dolmen.



                           


¡Premio para el que lo encuentre!:




El paseo vale la pena, no es largo, y abre el apetito.



Comimos muy bien en El Obispo, y partimos hacia Naraval.



Las nubes negruzcas acechan, parece que quiere llover.

En Naraval existe un pequeño museo sobre la vida de los vaqueiros, muy interesante, con una sala en la que se dispone de buena e intensa información sobre el tema. En estancias cercanas se expone una excelente colección de aperos.



Y se ha recreado una vivienda típica, a todo detalle.



Allí nos aclararon la diferencia entre hórreo y panera, el primero es cuadrado y su prima rectangular, sin tener en cuenta el número de patas, ó pegollos. Todos los días se aprenden cosas nuevas...




De vuelta, por Caborno y La Figal, retornamos a Luarca por otro camino, como marca la regla número 1 del buen vericuetador. Y es que JR y Pa lo son. Gracias por la preciosa excursión.

Para cenar, huevos fritos con patatas. Se trata de la cena clásica de despedida de las fiestas de San Timoteo, de la peña de nuestros amigos.

Nos despedimos con pena, pero quedamos emplazados para una excursión al Cares, en otoño.

Y a dormir, que mañana hay que viajar.

Tags: Vericuetos

Publicado por talipo @ 16:35  | Vericuetos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios