Lunes, 22 de diciembre de 2008
           
La mañana del martes, 11 de noviembre, nos dimos un paseo por El Puerto de Santa Maria.



Con un casco viejo monumental, El Puerto combina Iglesias potentes con grandes casonas y viviendas más sencillas.

Ibamos en busca de la churrera de la Plaza, la Sharo y de sus sabrosos churros.



Mientrás disfrutábamos de ellos, nos sorprendió con una divertida conversación, con la que pasamos un buen rato.

Vale la pena visitar a la Nefertiti del Puerto...

Y también acercarse a la Iglesia Mayor Priorial, de bella fachada barroca, que allí llaman la Puerta del Sol.



Este templo tardo siglos en concluirse y en él se pueden observar desde elementos góticos, hasta un precioso altar neoclásico.

Y que decir de sus hermosos frescos...




El Puerto también cuenta con un barrio bodeguero de gran importancia. Levantado durante el siglo XIX, es el reflejo de la pujanza que experimentó esta población durante ese siglo. Grandes bodegas, de altos muros y fragantes patios interiores se agolpan en la zona conocida como el Campo de Guía. Sobreviviendo a la especulación urbanística.




En camino, de nuevo, nos dirigimos hacia Medina Sidonia.



En contraste con la población anterior, tan llana, Medina Sidonia se ciñe a un cerro, mostrando calles blancas, muy empinadas, de bellos balcones enrejados.

Y para no variar la tónica del viaje, entramos en el mercado, a observar los productos frescos de la zona, que tanto varian de una región a otra, en esta España tan rica.



Con una limpia y sencilla Plaza Mayor.



En donde encontramos la confitería Sobrina de Trejas, que nos había recomendado Julo.



Allí hicimos algunas compras, como alfajores, impresionantes, un increible turrón de chocolate y trufa, y uno de almendra blando, que pretendemos hacer llegar hasta la Nochebuena...



Rincones con un encanto especial.



Que recorres mientras intentas alcanzar la Iglesia de Santa María Coronada, en lo alto de la ciudad.

En su interior se encuentra este impresionante retablo, una obra del siglo XVI, en el que  trabajaron, entre otros, Roque Balduque y Miguel Vallés.



Con 15 metros de altura y más de 160 figuras, merece la pena ser contemplado durante un buen rato, y ensimismarse con sus minuciosas representaciones de los Misterios de Cristo y de la Virgen.

Desde su alta torre, podemos contemplar las excavaciones que se están llevando a cabo, a los pies de la Iglesia.




Y el caserio apiñado de Medina Sidonia, con sus verdes campos alrededor.




Ya de bajada entramos a ver un trozo de la calzada romana, que se ha recuperado de la Asido Caesarina.



A unos cuatro metros, por debajo del nivel de la calle Alamo, se accede a un pequeño tramo de esta importante construcción del siglo I.

Allí vimos un didáctico vídeo, rodeados de escolares, que sentados en medio de la calzada no resultaban tan distitos de los asidonenses de los primeros años de nuestra era...

Tanta cuesta arriba, cuesta abajo, nos dió sed y nos sentamos, placidamente, en la Plaza Mayor a tomarnos un refresquito.




De camino a Arcos de la Frontera paramos a comer en una venta cuyo nombre me resulta muy, muy familiar.








Tags: Vericuetos, cádiz, andalucía

Publicado por talipo @ 19:07  | Vericuetos
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Carmen43
Martes, 23 de diciembre de 2008 | 0:26
con lo bien que conozco tod esto ,me parece tan increible verlo a traves de tu camara o lo que es lo mismo ,a traves de tus ojos .
pues en medina hiciste buena compra ,los amarguillos son una delicia ,bueno todo
Publicado por Invitado
Lunes, 28 de febrero de 2011 | 18:44

¡Cómo pasa el tiempo! Os envío esto de parte de Maror, para que recordéis.

http://www.rtve.es/television/20100[....]ecorre-provincia-cadiz/356240.shtml

Espero que os guste y volváis.

Publicado por talipo
Lunes, 28 de febrero de 2011 | 19:18

Hola Maror´s husband, es verdad que ya fué hace mucho nuestro viaje a Cádiz, tenemos que volver!!! Muy bueno el enlace, muchas gracias.

Un beso a los dos!!!