Lunes, 19 de enero de 2009
..., como diría un gaditano. O lo que es lo mismo, el flotador, la lorza ó el michelín. Esa parte de nuestro cuerpo, por debajo de la cintura y alrededor de nuestras caderas que, toda la vida, hemos intentado disimular, y que en los ultimos años, con la dichosa moda del talle bajo, ha salido a relucir, quieras o no.

             

Las niñas más jovencitas la han lucido, sin ningún pudor, estuviera más rellena ó menos. Por obligación. Pero sus lorzas son tersas, suaves y sensuales...

Las menos jóvenes hemos intentado llevarla lo más airosamente posible. Cuando te pruebas el vaquerito, en la tienda, queda mona... El problema está a la hora de agacharse ó de sentarse, es entonces cuando se desborda y tapa la supuesta cinturilla de la prenda en cuestión, que va, por supuesto, mucho más abajo de nuestra cintura normal. Se podría haber llamado la caderilla, digo yo... Y desbordada queda espantosa, un cúmulo de chicha floja a su libre albedrío, balanceandose opulentamente. Y con estrias...

Otras partes a las que les ocurre esto son las partes internas de nuestro brazos, que el verano deja al descubierto, desde el minuto cero. Ni se te ocurra llamar a un taxi delante de las cotillas de tus amigas ya que sus miradas irán todas al mismo sitio.

¿Y los rolletes de la espalda, que las camisetas ceñidas marcan y remarcan sin piedad?

Pues anda que las cartucheras... Este invierno se han visto más que nunca, con esos pantalones pitillo que no dejan nada a la imaginación.

Por todas estas razones, las mujeres les tenemos declarada la guerra a los kilos de más. Pero ni con esas... Si adelgazas y no haces el suficiente ejercicio te quedas flojona...¡¡¡Que horror!!! Y si haces ejercicio, seguro que te pasa lo que a mí, que te pones cuadrada, con más hombros que la Navratilova en sus mejores tiempos. Cuando llegas a casa tienes un hambre espantosa y la caderota sigue en su sitio, y desbordada.

Pero mi punto flaco, ó, en este caso, gordo, son las piernas. Anchas y rotundas. Aunque marque clavícula y costillas siguen siendo las protagonistas indiscutibles de mi cuerpo tipo campana. Son mi Somalia particular, como las cartucheras son el Irak y el  Afganistan de muchas mujeres, las mollas de la espalda el Congo de otras, y el descolgamiento de los brazos, la Colombia de la mayoría de las que pasamos de los cuarenta.

A estas alturas de la crónica [email protected] pensaréis que me he vuelto loca, que qué demonios hago comparando una cosa con la otra. Que estoy hecha una superficial.

Bueno, pues por lo menos nuestra guerra no provoca muertos. No deja a personas, de carne y hueso, sin alimentos, sin hogar, sin raices...

Ayer vi en la tele un peli de Nicolas Cage- "El señor de la guerra"-. Un traficante de armas aprovecha el fin de la guerra fría para hacerse con gran parte del armamento de la antigua URSS y, de paso, enriquecerse. Redistribuye ese armamento en lugares donde surgen conflictos, en paises dónde el pueblo se muere de hambre mientras los gobiernos se gastan lo que tienen en luchar para afianzar su poder.

             

Al final de la película, el traficante sale sin cargos de una detención, ya que está apadrinado por un alto cargo militar. En un párrafo se afirma que está basada en hechos reales. Y que las potencias como EEUU, el Reino Unido, Rusia ó China son las que proporcionan las armas a esos lugares.

¿Para que, entonces, mandan emisarios intentando llegar a compromisos de paz? ¿Para pegarse viajazos? ¿Para gastarse el dinero de los contribuyentes alegremente, mientras el ciudadano de a pie hace jeribeques para llegar a fin de mes y pagar la hipoteca?

¿No os parecen más frívolos que yo?

Y en sus manos está el mundo...





Las imágenes no son mías, por supuesto. La primera pertenece al Museo del Prado y la segunda la he extraido del blog Las fuentes del Nilo de Jóse Carlos Rodriguez.



Tags: Chascarrilos

Publicado por talipo @ 20:32  | Chascarrillos
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Carmen43
Martes, 20 de enero de 2009 | 0:08
no sabes com o siento n ser la due?a de un periodico ,te dejaria publicar este articulo en el especial domingo ,o ser la due?a de la revista AR, te haria una entrevista ,o ser la fotografa que nos ense?o a la "SORA" el domingo vestida y luciendo
Publicado por Carmen43
Martes, 20 de enero de 2009 | 0:13
tipazo monisima ,claro estarias vestida por mi ,que para algo soy del sector,y para nada disimularia los muslos ,que mira la Marilyn como los tenia y el deseo y admiracion que despertaba ,lo digo porque los mios no son disimulables,JEJE