Martes, 17 de febrero de 2009



Retornamos a la cruda realidad y vemos, con pena, como este precioso cedro del Líbano, de unos 50 años yace en el suelo, arrancado por los fuertes vientos del Obama.

Pero como la naturaleza siempre te da una de cal y otra de arena, también nos entusiasmamos con la floración exultante de la mimosa de Miniwait.

           

De flores como pompas.



Y con los primeros brotes de los ciruelos pisardis. Después vienen las hojas y luego los frutos...



De vuelta a Valladolid nos sorprende una copiosa nevada a la altura de Reinosa.



Que oscurece el día.



Y deja blancos los pueblos hasta el Norte de Palencia.



No, no me he pasado al blanco y negro...




Tags: Vericuetos, cantabria, castilla y león

Publicado por talipo @ 11:27  | Vericuetos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios