Mi?rcoles, 18 de marzo de 2009
Así como el sábado fué un día familiar a tope, el domingo lo dedicamos a los amigos.

Habíamos quedado a la una menos cuarto en la Iglesia de El Espinar, pero antes nos pasamos por Las Rozas a conocer a Mimí.

        

Mimí es hijo de Mergon y Lúgar, el segundo. Con él ya tienen la parejita. Y nació el 5 de marzo, unas semanas antes de lo previsto, aunque era lo que todos esperábamos...

Memé, la mayor, se escapó varios meses antes, y nos tuvo a todos pendientes, durante una buena temporada, de sus progresos, metidita en una incubadora. Ahora ya tiene casi siete años y es graciosa, lista y guapísima.



El tan esperado hermanito se pasó toda nuestra visita dormido como un tronco, pese a las perrerías a las que le sometió su padre.



Vaya placidez, qué envidia...



Aunque cuando lo cojió Jucha, entre sus brazos, se aferró a su dedo..., y siguió durmiendo!!!

Enhorabuena, chicos. Es un niño precioso, y vosotros unos padrazos.


Nos pusimos en marcha otra vez, que nos esperaban, y llegamos a El Espinar. Un poco tarde sobre el horario previsto. Solmar y Cecar nos presentaron a su grupo de amigos, e, infiltrados, nos fuimos con ellos hacia el pinar, dispuestos a pasar el resto del día en el campo.



Llegamos a un claro chulísimo, entre pinos, en el que lucía el sol y se estaba genial.

Como unos verdaderos profesionales, rapidamente sacaron unas mantas, manteles y jarapas en donde nos aposentamos a disfrutar de un opíparo banquete, con los manjares típicos de tales eventos:

Mucho bocata, sandwiches diversos, croquetas, embutidos y el imprescindible filete empanado, que no debe fallar en ninguna reunión campestre que se precie.


        ñam, ñam...

                           Aquí Marcar, en plena comilona...

No faltaron los postres. Por cierto, Car, esa receta de tarta de manzana me la tienes que mandar, que tiene una pintaza.

Después, las chicas disfrutamos de un encuentro futbolistico entre grandes y pequeños.



Está claro quien ganó...



Hay que decir, en favor de nuestros chicos, que el terreno no era el más apropiado, parecia plano, pero estaba lleno de montículos y hoyos, muy peligrosos para sus avejentados tobillos.

Además, como no había agua..., había que beber birras para refrescarse, aunque fueras el portero.

     


Los mayores, enfadados por la derrota, maltrataron a los pequeños.

     

Y cuando el sol abandonó el claro, recogimos los trastos y nos marchamos, cada uno a su casa.

Fué un día estupendo, respirando aire puro y en compañía de los amigos, y de los amigos de nuestros amigos, que, por cierto, son muy amigables..., ó amistosos.

Vamos, que son encantadores.




Tags: Chascarrillos, vericuetos, madrid, el espinar, segovia

Publicado por talipo @ 17:49  | Chascarrillos
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Solmar
Mi?rcoles, 18 de marzo de 2009 | 17:56
Muchas gracias, Polita, por hacer una cr?nica de nuestra excursi?n. Me alegro que lo disfrutarais. Ya sab?is que no hay que invitaros ?sois de la familia!Flash
Publicado por talipo
Mi?rcoles, 18 de marzo de 2009 | 18:07
Ya te lo has leido???? Si lo acabo de publicar... Muchas risas

Ten?is una pandilla genial..., como vosotros. Seguro que nos apuntamos en otras ocasiones.

Besotes!!!
Publicado por Solmar
Viernes, 20 de marzo de 2009 | 9:24
Es que lo estaba esperando...Muchas risas