Jueves, 09 de abril de 2009
El Domingo por la mañana visité el castillo de Manzanares el Real.



La última reforma, en 2005, le ha dotado de buenos accesos y un mejor programa expositivo.

    

Asentado sobre la roca, donde si no..., sí está al pie de La Pedriza.



El castillo luce orgulloso, su estado cuasi perfecto.



En la planta inferior se pasa por varias salas, en donde se repasa la historia del monumento, los modos y costumbres de la época y las restauraciones que en los últimos cien años han logrado que sea el castillo mejor conservado de la Comunidad de Madrid.

Un supuesto mayordomo del Duque del Infantado nos relata, en un entretenido documental, lo que fueron los últimos años de gloria del castillo, antes de su abandono en 1700.



El inesperado patio, de doble porticada, con arcos carpaneles, está presidido por un manzano ahora en flor, que nos recuerda en que localidad está situado.



Preludio de las salas palaciegas, decoradas con una importante colección de tapices, de los siglos XVI y XVII.



La mayoría de los cuadros, muebles y menaje, que adornan estos salones, son réplicas de obras de la época. Bien elegidas, para transportarnos a esos años dorados, en los que en ellos vivió la familia Mendoza.



Los balcones a Sur nos enseñan el Embalse de Santillana.



Como la Galería, que Juan Guas trazó, en gótico flamígero, para dar mayor belleza al palacio.



Las vistas hacia el Norte, desde el paso de ronda, se nos van a la Pedriza.



Desde las estechas barbacanas vemos el Yelmo.



Y la Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves.





                   Imponente ¿verdad?


Tags: Vericuetos, manzanares el real, madrid

Publicado por talipo @ 12:30  | Vericuetos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios