S?bado, 18 de abril de 2009

La de vueltas que da la vida. Pero ¿y los libros?

En casa tenemos la costumbre de conservarlos, una vez leidos se van a los estantes de la biblioteca. Cuando hemos desmontado las casas de nuestros mayores..., se han ido a los estantes de la biblioteca, esperando a ser releidos.

Incluso, yo tengo la incorregible manía de coger libros en la calle. Sí. ¿Nunca habéis pasado por delante de un contenedor y habéis visto una caja llena de libros, esperando el camión de la basura? Pues ésos también se han ido a los estantes de la biblioteca...

    

Afortunadamente hay personas que, aunque no quieren los libros, no los tiran a la basura. Se ponen en contacto con una librería de viejo, y el librero los recoge y los exhibe de nuevo, en sus estantes, para volver a ponerlos en circulación.



El sábado por la tarde Maco, Pipa, Pipo y yo visitamos una librería de viejo que hay, desde hace algún tiempo, en Isla. En el barrio de la Iglesia.

Una pareja de mediana edad, vascos ellos, han montado, en un garaje, una pequeña sucursal de su tienda de Barakaldo, San Antonio. Y allí encuentras, casi, de todo.




Rebuscando, mirando títulos, encuentro un curioso volumen, que encuaderna tres novelas, de mediados del siglo pasado.



La primera de ellas la firma E. Huidobro y se titula "El niño de las tres orejas" Cuento de magia para chicos y grandes.

Cuando abro las tapas y veo el segundo apellido del autor me sorprendo. Es un tió abuelo de Jucha. Ni idea de que escribiera...




Total, que por unos pocos euros me llevo una novelita familiar para casa y se la regalo a Jucha.

Pero la cosa no queda ahí. El primer propietario de las tres novelas, encuadernadas cuidadosamente, ha estampado su nombre en ellas. El apellido luce claro, pero el nombre...



Sin embargo la segunda novela, "La llama que devora" de A. Hublet, es un regalo, y en la dedicatoria se lee bien su nombre..., y también el de la persona que lo regala.





-
Mama, tú no tienes una amiga que se llama B. G.
- Sí. ¿Por qué?
- ¿Tiene un hermano que se llama M.?
- Ni idea... Pero la veo en un par de semanas.
- Pues preguntalé ¿vale?


PD: Por cierto, esta crónica hace la número 200. ¿Podría ya hablarse de libro?






Tags: Chascarrillos, chiringuitos, vericuetos

Publicado por talipo @ 12:33  | Chascarrillos
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Carmen43
S?bado, 18 de abril de 2009 | 23:35
vaya curiosidad- casualidad,y no tenias idea de tener escritor en la familia politica?? bonita historia paula
pd--tengo unos cuantos de ellos prodecientes del contenedor ,el ultimo :El modernismo (Puig i Cadafalch) y encima esta nuevo Sonrisa