Lunes, 27 de abril de 2009
El pasado jueves fué la fiesta de Castilla y León, el 23 de abril celebramos el día de los comuneros. Y nos fuimos a Madrid.

Había que solucionar algunas cosillas de bancos, recoger un reloj arreglado... Pero terminamos pronto y nos fuimos a ver la exposición sobre Celestino Mutis, que había en el Jardín Botánico.



Atravesamos el Parque del Retiro para llegar hasta el paseo del Prado. Unas coloristas esculturas de Ripollés nos saludan a la entrada. ¡¡¡Hola!!!



Los jardineros trabajan afanosamente, llenando de flores de temporada el Paseo de las Estatuas.

Y en El Parterre los cipreses adoptan formas así de caprichosas.



Cosas de la topiaria.

     

Allí se encuentra el enorme ahuehuete ó ciprés calvo (Taxodium mucronatum), también conocido como "el abuelo". Dicen que es el arbol más viejo de Madrid. Y su característica más curiosas es que pierde la hoja en invierno, a diferencia del resto de los cipreses. De ahí su nombre común.



Salimos por la Puerta del Casón y bordeando las nuevas instalaciones del Prado llegamos al Botánico.



En estas fechas es un estallido de colores.



Las diferentes clases de rododendros están en plena floración.



Y los tulipanes...



Siempre hay visitantes, que observan, una por una, cada especie, cada arbol.



Desde el enorme almez hasta el pequeño pino Mugo.



A mi me encantan las hojas lanceoladas del pino del Himalaya.



Este jardín es un museo vivo. Además de que sus obras nacen, crecen, se reproducen y mueren, allí siempre se están desarrollando distintas actividades relacionadas con la Botánica.

     

Estos chicos se entrenan para la poda en altura.

También había muchos grupos de escolares a los que enseñan a plantar semillas, a cuidarlas y a respetar las plantas. Esencial para la educación de un niño. ¿No?



La exposicion sobre Celestino Mutis me resultó muy interesante. Conocía al personaje y había ojeado algunas de sus obras, con preciosos dibujos de plantas y animales exóticos.



En las tres salas del Pabellón Villanueva, se hace un repaso a la vida de este médico y naturalista gaditano, que lideró una expedición botánica al reino de Nueva Granada (actual Colombia), y creó en la ciudad de Santafé la sede de la Ilustración botánica mundial.



Su evolución, una vez en tierras colombinas, su paso por las minas de plata de El Sapo, por el intento de comercialización del Té  de Bogotá y por el descubrimiento de la quina...



También nos lleva al momento histórico, recalcando la importancia de la ciudad de Cádiz en la época y de los diferentes personajes que vivian en ella.



                ¡¡¡Qué no son éstos, claro!!!


Bien montada y con unas excelentes aportaciones por parte del Ministerio de Cultura colombiano.

La exposición está hasta el 24 de mayo de 2009 y el acceso es gratuito con la entrada general al Real Jardín Botánico, (2 € x adulto).



PD: Siento la mala calidad de las imágenes de la exposición, pero la luz era ténue y no me gusta usar flash cuando hay originales.





Tags: Vericuetos, exposiciones, madrid

Publicado por talipo @ 14:16  | Vericuetos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios