Viernes, 08 de mayo de 2009
Si sales de Cantabria, de soltera Santander, cómo decía el abuelo de una amiga, por el Puerto del Escudo, justo al llegar a la provincia de Burgos, te vas a dar de bruces con el otro mar de La Montaña.



Es el Embalse del Ebro, el que nos da de beber a miles de veraneantes de la Costa, y la mayor reserva hídrica de la zona.



El domingo pasado se extendía como una fina lámina plateada.



Pero su tamaño es tan grande que, a veces, tiene hasta oleaje.

Rodearlo lleva su tiempo, pero vale la pena la excursión. Os la recomiendo. Yo la hice, ya algún tiempo, y me encantó.


Tags: Vericuetos, cantabria

Publicado por talipo @ 12:37  | Vericuetos
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Adormidera
S?bado, 06 de junio de 2009 | 8:46
Dejo de caminar un tiempo, y me encuentro demasiadas cosas que me he perdido en esta locura de vida que llevo ahora.

Echo de menos pasear tranquilamente por mi mundo, por el tuyo, por los mundos del exterior.Agradezco este respiro. Te agradezco
Publicado por talipo
Lunes, 08 de junio de 2009 | 12:31
Mi casa es la tuya, pasea por ella lo que necesites...