Martes, 19 de mayo de 2009
Estaréis pensando en lo que dieron de sí las 24 horas que estuvimos en Sevilla, y tenéis razón.



Hoy mismo recibía un mail de Beabo, otra amiga del foro, con una de estas presentaciones en Power Point que pululan por la Red.
En ella hablaba de la posibilidad de que un banco ficticio te ingresara, cada día, un gran cantidad de dinero.



Genial, ¿no? Sin embargo tenía una pega. Al llegar la noche el sobrante de esa cantidad se esfumaría. Lo que no hubieras gastado en ese día no se acumularía. ¿Qué harías entonces?



Gastarlo todo, ¿no?



Pues nosotros disfrutamos, en la realidad, de algo que se le parece mucho pero no se llama dinero, se llama tiempo.



Todos esos segundos, minutos, horas, que no hemos gastado cuando llega el nuevo día..., se van.



Los hemos desperdiciado...



Por eso me ha encantado mi viaje a Sevilla.



Porque he disfrutado de cada segundo, cada minuto, cada hora.



He arañado cada momento.



Me he empapado con la belleza de esta ciudad.



Con sus rincones.



Con la compañía de unas buenas amigas.

Y con la constante presencia de Jucha, que hace que cada ratito se convierta en un gran momento que merece ser recordado.





Tags: Vericuetos, sevilla, andalucia

Publicado por talipo @ 20:35  | Vericuetos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios