Martes, 02 de junio de 2009


Vuelvo a la Casa de Vacas del Parque del Retiro despues de ocho años. A la vez que Antonio de Felipe.



He quedado con Maco y Pipa, para educar el gusto*, y lo hemos hecho, pero de verdad.

A mitad de camino entre su casa y la de mi madre, Maco me ha llamado por teléfono para decirme que se paraba en Casa de Vacas, a ver una exposición que le apetecía, y me he ido para allá, sin saber que era de Felipe el autor.



Esta vez el tema es el deporte, que, nuestro pintor más pop, mezcla irreverentemente con la historia, la arqueología, los comics...



A Pipa le encanta el Mirón del Discóbolo.



Y a mí el trazo firme y seguro que de Felipe usa en sus brochazos, sus colores casi planos, sus variadísimas influencias y sus constantes homenajes a Warhol.

Todo ello le ha llevado a desarrollar un estilo personalísimo, muy reconocible, que hace que le surjan imitadores por todas las partes del mundo, lamentablemente.



Convertida en una pista de atletismo, la exposición nos pasea entre más de cuarenta obras, de los últimos cuatro años del pintor valenciano.



Cuando vi el tema avisé a Jucha, benditos móviles.

-Vente para la Casa de Vacas, que vas a flipar.



Y flipó...





Antonio de Felipe está hasta el 17 de Junio, 2009, en la Casa de Vacas del Retiro de Madrid.


* Educar el gusto: Ir de tiendas caras a ver, claro, y coger ideas que llevar a la realidad en Zara, Trucco, Mango...



Tags: Vericuetos, madrid

Publicado por talipo @ 11:30  | Vericuetos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios