Mi?rcoles, 28 de octubre de 2009
Además de los Charcos, que te acercan más al baño, y al mar, El Hierro tiene algunas playas.



De hecho, en el SE hay un pequeño golfo que se denomina así, Las Playas.



Separadas por bruscos acantilados se suceden unas más largas y otras más cortas. Las Calcosas, los Cardones, la Arena...



De arena negra y guijarro, mucho guijarro.



Al otro lado de la isla, la Playa del Verodal cambia las arenas negras por rojas.



Una arena gruesa, blanda, que se hunde al pisar.



Allí, el atardecer debe ser maravilloso.



Es octubre y una pelirroja intenta tostar su blanca piel. Cuando nos vamos, una parejita se ha ocultado tras unas rocas y salen, como Dios les trajo al mundo, entre risas, dispuestos a darse un buen chapuzón.



En La Restinga, al Sur de la isla, está una de las playas más pequeñas que he visto en mi vida, con sus palmeras, sus bancos, su alfombra de tea al mar...



De hecho La Restinga es más puerto. Allí llega la mayoría del pescado de altura que pescan los herreños.



También es el paraiso del submarinismo, dominando el Mar de Calmas, qué bonito nombre. ¿Verdad?



En la otra punta del Sur el Muelle de Orchilla es buen lugar para pegarse un remojón. De aguas tranquilas y vistas infinitas.



Continuando hacia el Norte, al final de El Golfo, en Las Puntas, el Embarcadero de Punta Grande fué, hasta hace un siglo, el puerto más importante de El Hierro. Aquí desembarcaban los comerciantes de tierras lejanas.



El Tamaduste también es puerto. Rompehielo se llama el primer bote, es genial. El y algunos más se alojan en una enorme cueva, a pie de rampa.



Enfrente, señoras ociosas y niños siguen disfrutando del largo y cálido verano. Juegos de escaleras y rampas propician el baño.



La luz de tarde hace que el mar se ponga de un fuerte azul .



Al Puerto de la Estaca llegan los barcos de pasajeros que vienen de otras islas, los Fred Olsen y los de Naviera Armas.



Le acompañan un grupo mas bien pequeño de casas, que se encaraman por los riscos.

Allí vemos a los del Opensub haciendo sus primeras inmersiones.



En primer plano una cámara con su carcasa correspondiente. (Desenfocada, vaya)

De vuelta al parador, la última tarde, Jucha cumple uno de sus deseos en la isla.



Desde la Playa de la Arena nada hasta el Roque de Bonanza.




Y lo conquista.

Está casi anocheciendo cuando sale por la Playa de las Almorranas.



¿No hay un nombre más feo, para ponerle a este lugar?



Y desde la Playa de Timijiraque, de negra arena finísima ...


 
Os doy las buenas noches.





Tags: Vericuetos, el hierro, islas canarias

Publicado por talipo @ 19:13  | Vericuetos
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Jueves, 29 de octubre de 2009 | 21:27
Juan, ?no estaras pensando quitarte la camiseta e ir nadando hasta la Gomera?
Noje?o
Publicado por talipo
Viernes, 30 de octubre de 2009 | 13:12
Pues no se lo digas dos veces, noje?o... Dame m?s pistas con respecto a tu identidad, qu? me tienes en ascuas.
Publicado por Invitado
Lunes, 02 de noviembre de 2009 | 19:39
Pista:no soy de tu pandilla....gran envidia sana de viaje. Como habeis llegado al El Hierro, vuelo directo? Habeis cogido paquete vuelo + parador? Pregunto porque en navidad quero planificar Canarias.Noje?o
Publicado por talipo
Lunes, 02 de noviembre de 2009 | 22:03
Joer, noje?o, dos tercios de Noja no son de mi pandilla... Cambio info por m?s pistas. Te cuento:
1- Contrat? el vuelo, con escala, no hay vuelos directos, por un lado.