Jueves, 05 de noviembre de 2009
¿Hartos de paisajes? ¿Borrachos de pinares, praderas y acantilados? No os preocupéis...

Vamos a dar una vuelta por la capital de la isla.



Desde lejos el aspecto es similar al de otros pueblos de el Hierro, en pendiente, la carretera general, que la atraviesa, traza un zigzag, en torno al que se dispone el caserío.



Arquitectura cúbica, de paredes encaladas y carpinterias de colores fuertes.



Algunas casas dibujan un zócalo gris en sus paredes, simulando piedra.



Otras eligen los turquesas o calderos, para engalanarse.



Celosías de obra coronan tejados planos.



Y en las mas antiguas se saca la piedra volcánica de sus esquinazos.



Vemos como se apoyan sobre la roca madre. Qué mejor cimiento...



Los de Valverde son coquetos y adornan sus comercios con cariño.



Según vamos adentrándonos en la ciudad, las casas se tornan más elegantes.



Y en la Plaza del Ayuntamiento el edificio consistorial adquiere tintes palaciegos.



Para tomar algo entramos en una taberna que hay justo enfrente, en donde lucen una bonita colección de cerámica tradicional.



La plaza se asoma a Nuestra Señora de la Concepción, del siglo XVIII y curiosa bóvedilla rematando el campanario.



Es bonito este balcón, con sus ventanas de guillotina, de pulcros visillos y adornada reja.



También me fijo en éste, muy al gusto canario.



Los fuertes contrastes de colores siguen pareciéndome cálidos y amables.







Tags: Vericuetos, el hierro, islas canarias

Publicado por talipo @ 5:46  | Vericuetos
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Marhya
Jueves, 05 de noviembre de 2009 | 14:29
Es un gusto ver tus fotograf?as, polita, veo que el viaje fue maravilloso y dio para mucho.
Besos.
Publicado por talipo
Viernes, 06 de noviembre de 2009 | 9:04
Gracias, Marhya!!!