Domingo, 08 de noviembre de 2009

En Las Puntas, al Norte de El Golfo, está el embarcadero de Puntagrande.



Justo ahí se encuentra el hotel más pequeño del mundo.



Casi encima del mar.



Fué puerto importante desde el siglo XVII, hasta principios del XX.



Ahora dos botes solitarios aguardan a que la mar se calme, para poder ir a pescar.



Cerca, y a su amparo, creció el poblado de Guinea.



Un buen puñado de casas han sido restauradas con mimo y nos muestran la vida en El Golfo durante los siglos pasados.



Pero antes vemos al Lagarto de Salmor. Una especie, que originaria de los roques, se creyó extinguida y que ahora se recupera en el Lagartario.



Justo en el Risco de Tibataje, ahí detrás, se encontró una colonia, de la que proceden los ejemplares en estudio.

El poblado de Guinea, una aldea en extinción, también, ahora tiene una nueva vida.



En el interior de sus cabañas de piedra vuelve a haber conservas, y útiles de época.



El antiguo aljibe ha sido acondicionado, de nuevo.



Las huertas producen.



Y vemos los restos de antiguas bodegas.



La tradición vitivinícola en la zona viene de entonces.



Al detalle.



Como si los herreños continuaran llenando sus calles.



Comerciando con ingleses y franceses desde Puntagrande.



¡¡¡Qué bonita la guirnalda!!! Es de pimientas rojas.



Un antiguo tubo volcánico, en donde los bimbaches solían habitar, hace tremendamente acogedora la casa del siglo XVII que la guía nos enseña.





El Poblado de Guinea se puede visitar de Martes a Domingo y el horario varía según la temporada. Es un poco peculiar el sistema de visitas, aconsejo intentar la primera de la mañana, una media hora despues de la apertura.





Tags: Vericuetos, chiringuitos, el hierro, islas canarias

Publicado por talipo @ 10:00  | Vericuetos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios