S?bado, 26 de diciembre de 2009

Hace mas de 20 años pasé unas Navidades en Londres junto con mis padres y mis hermanos. Mi abuela materna había muerto ese año y mi madre no quiso celebrar esos días en familia. Cojimos los bártulos y nos fuimos sólo los cinco de casa.

El 26 de diciembre nos echamos a la calle, como los días anteriores, y nos quedamos pegados cuando vimos un Londres vacío, desierto. Los museos cerrados, las tiendas también... Era una ciudad totalmente distinta a la que yo había conocido durante los meses que estuve allí de
au-pair.

         

Paseamos durante horas, disfrutando del contraste, pero, cuando el apetito empezó a despertarse, las alarmas comenzaron a sonar en la familia Coyll. Somos peligrosos en ese estado...

Probamos en un montón de restaurantes y en todos colgaba el letrerito de closed, junto con dos palabras, desconocidas para nosotros: Boxing Day. ¿El día de hacer cajas? Nos sonaba absurdo. Además ya teníamos hambre, y no apetito... Malditos ingleses...

Al final comimos en un hindú, cerca de la Torre de Londres.

Muchos años despues he descubierto que significa exactamente Boxing Day. Es el día en el que los paises anglosajones abren las cajas de limosna de sus iglesias y reparten el contenido entre los pobres.

También se asocia a la jornada en la que los numerosísimos sirvientes, tras haber servido a los ricos durante los dos días anteriores, podían descansar. Ir a casa y repartir los regalos y las sobras, de los siempre pantagruélicos banquetes, entre los suyos. Estas sobras se llevaban en cajas, de ahí el nombre.



Los ricos purgaban sus excesos repartiendo, también, comida y regalos, en cajas, entre los más desfavorecidos.

Y los aprendices de artesanos se paseaban, por las puertas de los clientes de su maestro, con una cajita en la mano, en la que ellos introducian un aguinaldo.

Ese día al no ser fiesta religiosa se podía ir al futbol. De hecho, en la actualidad, los ingleses se pasan horas delante del televisor viendo la liga. Entre las clases altas prefieren dedicarlo a la caza del zorro, que es más chic.

El caso es que ese 26 de Diciembre de 1986, en Londres, no vimos a casi nadie por la calle, ni con caja, ni sin ella...




Tags: Chascarrillos

Publicado por talipo @ 10:00  | Chascarrillos
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por ingolo
S?bado, 26 de diciembre de 2009 | 17:08
Muy curioso, ex-alma-de-c?ntaro.