Viernes, 02 de abril de 2010
A finales del siglo XIII, dice la tradición o la leyenda, que más nos da, que una yegua ciega llevó hasta la iglesia de San Justo y San Pastor, de Segovia, una caja que contenía un Cristo redentor.

Estaba allí colocado por Gascones y Alemanes, que se lo disputaban y solucionaron así su propiedad.

El Cristo era de cuerpo románico, pero su rostro ya mostraba rasgos de belleza gótica. Además poseía los brazos articulados y con él se podía escenificar, fácilmente, la ceremonia del Descendimiento.

La llegada de la escultura al barrio extramuros del Salvador, habitado por gentes dedicadas a la lana, supuso un golpe de efecto para la zona. Los fieles empezaron a demostrar un interés inusitado por la talla y su extraña llegada, mostrando una profunda devoción que dotó a la Iglesia de una nueva torre, bajo la que se construyó una capilla que albergaría la imagen. Se esculpe con profusión, y se pinta el resto de la iglesia. San Justo y San Pastor pasa a ser una de las Iglesias más importantes de Segovia.

Junto con el Cristo llegan aquellos que lo cargaron a lomos de la yegua y dan nueva vida al barrio que convierten en nucleo del comercio de paños con el Norte de la Península.

El Cristo de los Gascones aún reposa en San Justo y San Pastor y hoy, Viernes Santo, sale en procesión.

La Compañía Nao d'Amores, especializada en música renacentista, ha compuesto e interpreta un auto basado en descripciones antiguas de la ceremonia del Descendimiento del Cristo de los Gascones en San Justo y San Pastor.





Serena y de gran belleza bien merece un vistazo.




Mas info aquí.


Tags: Chascarrillos

Publicado por talipo @ 10:00  | Chascarrillos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios