Mi?rcoles, 14 de julio de 2010

Las se?ales nos llevan, c?mo en volandas, hacia el aparcamiento de la Plaza de la Reina. Salimos a la superficie y nos perdemos por los cl?sicos hitos comerciales de una ciudad que ha crecido, y es muy rica, gracias a los negocios.

La primera parada la hacemos en la Plaza Redonda, con sus tiendas-puesto abiertas al exterior.

Ten?a ocho a?os cuando fu? a Valencia por primera vez, y ?nica, hasta hoy. De ese viaje s?lo recuerdo el hotel en donde nos alojamos en la playa y el edificio de la Lonja de la Seda.

Aunque apenas vamos a estar unas horas all?, y la mayor parte de ellas en la boda de mi prima Chitu, no quiero que Jucha se vaya sin pisar esa maravilla de g?tico civil.

Hace calor, aunque no es terrible. Pero la entrada en la Lonja de la Seda nos da un respiro.

La alt?sima techumbre abovedada hace que el aire sea fresco... Nuestra vista recorre las esbeltas columnas helicoidales. Un bosque de ellas conforman una sala especial, ?nica, m?gica.

Y las excelentes celosias que cierran los ventanales de lo que fu? el mercado m?s importante de la ?poca.

Levantado en el siglo XV, para todos los mercaderes en general, durante los siglos siguientes el comercio de la seda adquiri? tanta importancia que el edificio se us?, casi en exclusividad, para las transacciones de ese g?nero, qued?ndose con su nombre.

Otras salas, con elementos no menos ricos, completan la espl?ndida construcci?n. Bell?simas techumbres.

Suelos de gran riqueza... Estupendas carpinterias, recios herrajes.

Y un Patio de los Naranjos que le da serenidad, frescura, silencio, en medio de la urbe.

Enfrente se encuentra el Mercado Central.

Mucho m?s luminoso y concurrido.

En cada puesto nos paramos a observar. Los frescos mariscos y pescados.

Las frutas y las verduras. Huerta y mar. Valencia.

En algunos puestos la cer?mica es la protagonista indiscutible de la decoraci?n. Manises, Paterna, Alzira...

Desde dentro la luz del mediterr?neo nos llama.

Tambi?n es esplendida esta construcci?n, una arquitectura de hierro y cristal de m?s de 8.000 m2!!!

A su alrededor se arremolina el comercio m?s tradicional, c?mo esta graciosa droguer?a.

O los puestos de paellas.



Tags: valencia

Publicado por talipo @ 7:16  | Vericuetos
Comentarios (7)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Marhya
Mi?rcoles, 14 de julio de 2010 | 7:35

Qué preciosidad, me quedo sobre todo con ese descanso que es una foto preciosa.

Sólo he estado una vez en Valencia (viaje exprés de dos días con una mañana entera en la Feria de Muestras  y toda una noche de fiesta) y me gustó mucho, es de esos lugares que tengo marcados para volver, pero parece que nunca se acorta la lista, al contrario, por cada lugar visitado siempre anoto unos cuantos más en la misma.

Besos.

Publicado por ingolo
Mi?rcoles, 14 de julio de 2010 | 8:18

Espectacular foto la del ventanal.

¿Eres tu? ¿El desenfoque del fondo es real o Photoshop? ¿La hizo Jucha? ¿Es este blog en realidad de Jucha?

Publicado por talipo
Mi?rcoles, 14 de julio de 2010 | 8:30

Buenos días!!! Marhya, nosotros también tenemos que volver. Aunque hay más, no está todo...

Ingolo, soy yo, sí. La foto es de Jucha. pero no hay photoshop, son cristaleras al ácido. Y el blog es mío, de Jucha, tuyo, de Marhya,... en fin, de quien se digna a pasar por aquí y echarle un vistazo...

Gracias y besotes!!!

Publicado por Kris
Mi?rcoles, 14 de julio de 2010 | 17:08

Alucinante....... creo que eso lo dice todo, estoy completamente enganchada a los post: las fotos, las descripciones. Bravo

Publicado por talipo
Mi?rcoles, 14 de julio de 2010 | 20:37

Gracias Kris, la verdad es que Valencia es una buena fuente de estampas.

Besotes!!!

Publicado por Carmen43
Jueves, 15 de julio de 2010 | 10:44

Que impressionate la lonja de la seda, y la limpieza de ese mercado tambien me ha perecido que resalta, no se como lo haces para sacar tanto partido a los sitios que visitas en tan poco tiempo, voy a seguir viendo tus entradasSonrisa

Publicado por talipo
Viernes, 16 de julio de 2010 | 0:44

Carmelilla, el centro antiguo de Valencia es pequeñito cómo un puño, en un rato se ven muchas cosas bonitas. Otras tendrán que esperar a nuestra próxima visita.

 

Besotes!!!