Jueves, 18 de noviembre de 2010

El Martes, 2 de Noviembre, amanece soleado. Jucha se balancea en la hamaca, mientras Sella intenta convencerle de que hay que ponerse las pilas, vestirse y salir de excursi?n.

Nuestra primera parada es en el Paso del Aire, y as? c?mo la vista hacia Cazorla es espectacular, nos quedamos con la que tenemos sobre el valle del Alto Guadalquivir, tomada por la niebla baja, mientras el sol hace de las suyas...

Seguimos hacia Vadillo y el Puente de las Herrer?as. En el km 8, aproximadamente, aparcamos el coche, junto a una casa forestal. E iniciamos el paseo.

La cuidada pista, apisonada por las lluvias de d?as anteriores, se hace muy agradable y nada polvorienta.

???????

El r?o grande (wadi al-Kabir) aqu? todav?a es peque?o, pero risue?o. Y est? flanqueado de chopos dorados.

????????

Seg?n ganamos altura perdemos de vista los ?lamos y nos empiezan a acompa?ar las coniferas, con algunos ejemplares de enormes dimensiones.

Tambi?n hemos abandonado el r?o....

Unos metros m?s adelante volvemos al valle y, tras cruzar un puente y un cruce de caminos se?alizado, nos topamos, a mano izquierda, con el nacimiento oficial del Guadalquivir.

????????

Una alegre cascada, que nutre una poza, da inicio a uno de nuestros r?os m?s emblem?ticos.

M?s adelante, se encuentra la ca?ada de las Fuentes, en donde se mezclan las aguas de los arroyos que alimentan esa cascada.

A los pies de la Lastra de Navahondona, contin?a la pista hasta llegar a un brusco recodo.

????????

All?, a mano derecha, tomamos un camino que asciende tras una cadena.

De nuevo, enormes pinos laricios (Pinus nigra) nos sorprenden.

El camino se convierte en sendero mientras la vegetaci?n lo va cerrando. En algunos tramos hay que dejarse guiar por la intuici?n.

Y de pronto, despues de una peque?a y pedregosa subida...

Aparece un imponente ejemplar de tejo (Taxus baccata).

Dicen que tiene m?s de dos mil a?os. Y subsiste aqu?, con su retorcido tronco, junto a algunos ejemplares m?s. Protegido por la lejan?a de la mano humana, aunque no tanto c?mo a ?l le gustar?a...

Alertados por una pareja de San Sebasti?n, con la que hemos compartido camino a tramos, avistamos lo que parecen ser dos ciervas en la ladera del Aguil?n del Loco.

Los primeros animales salvajes que vemos en la Sierra de Cazorla.

De vuelta, en la Ca?ada de las Fuentes pierdo de vista a Jucha, que avanza raudo tras la presurosa Sella.

A partir de ahora deshago la ruta en solitario.

Regode?ndome en detalles que me perd? antes.

Distray?ndome con las distintas especies bot?nicas que pueblan la zona. C?mo esta ep?fita, comodamente instalada sobre un pino salgare?o.

O las terribles hojas de este cardo, atiborradas de pinchos.

Escucho, dentro del silencio, el trino de alg?n p?jaro, el rumor del r?o. Huelo los aromas del campo. Pienso que si me apoyo en un ?rbol, y espero, puedo ver asomar la cabeza de cualquier cuadrupedo de grandes cuernos...

Llegando a un viejo puente aparece el Cheni, con Jucha y Sella a bordo, que me reclaman impacientes y hambrientos.

Y les propongo comer en el Parador de El Adelantado, que est? bien cerquita.

A la vuelta paramos en el Mirador de las Palomas.

Que se asoma sobre el valle, con el pueblo de Arroyo Fr?o abajo, y nos muestra una vista completa de la Cerrada de Utrero, nuestra excursi?n de ma?ana.

De camino a casa el atardecer nos regala estos cielos.

Contra los que se recorta la ruda fortaleza de La Iruela.


Publicado por talipo @ 7:57  | Vericuetos
Comentarios (7)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Jueves, 18 de noviembre de 2010 | 8:37

La última crónica era impresionante pero esta es de ravista especializada. Me ha encantado y espero poder visitarlo alguna vez. Un abrazo.

Alpar

Publicado por Smac1970
Jueves, 18 de noviembre de 2010 | 9:28

Tiene razón Alpar. Es increíble. La verdad es que la Sierra de Cazorla hay que visitarla con tiempo. ¡Tiene tanto que ver! Secreto

Publicado por talipo
Jueves, 18 de noviembre de 2010 | 9:30

Gracias Alpar...mejillas sonrojadas Estas Sierras hay que venir a verlas. Son maravillosas están al ladito de casa. ¿Cuando vuelves?

 

Besotes!!!

Publicado por talipo
Jueves, 18 de noviembre de 2010 | 9:32

Y que lo digas, solete...

Publicado por Zuhur
Jueves, 18 de noviembre de 2010 | 10:41

¡¡Muy bien, Doña, pero que muy requetebién!!.

Me alegro infinitamente que se acercase hasta el tejo milenario, pudiéndo disfrutar durante el recorrido de los magníficos ejemplares de pinos laricios que tan magníficamente captados. ¡¡Chapeau por las "afotos". El de la fotografía donde especifica su nombre técnico (pinus nigra) ha servido como emblema en la vestimenta del personal del Jardín Botánico de la Torre del Vinagre.

Cuanto placer el poder disfrutar del cromatismo del otoño. Muchas gracias por acercárnoslo a los asiduos a su blog.

Nosotros pudimos darle un vistazo a la famosísimma violeta de Cazorla (viola cazorlensis)..., pero solamente dentro del recinto del Jardín Botánico de la Torre del Vinagre. Muchas risas Muchas risas Muchas risas

Proseguiremos.

Publicado por Marhya
Jueves, 18 de noviembre de 2010 | 11:16

Polita, me he enamorado de ese tejo!!!! ¡Madre mía, en torno a ese árbol puede haber mil historias y leyendas! Impresionante.

Besos.

Publicado por talipo
Jueves, 18 de noviembre de 2010 | 11:59

Un precioso paseo, con un regalo, al final, apabullante, Zuhur...

Los colores del otoño han sido parte importante de este viaje. Han puesto la nota discordante y maravillosa entre tanto verde-pino y verde-olivo.

Muchas risas Muchas risas Muchas risas Bueno, vosotros la visteis, por lo menos... A la violeta, digo.

Marhya, vaya tejo!!! Pero es imprescindible la caminata hasta él para entenderlo y valorarlo.

Besotes!!!