Viernes, 10 de diciembre de 2010

Domingo, 7 de noviembre.

Hoy nos cuesta un poco m?s salir de la cama. Desayunamos lentamente, hacemos maletas, perezosos, y nos despedimos de Ant?n, nuestro magn?fico anfitri?n y gu?a de los ?ltimos d?as.

Tenemos pendiente la visita al castillo, pero a?n no ha abierto sus puertas.

Recorremos, entonces, parte de las murallas que rodearon a la villa. Lo que queda de la triple l?nea con que la fortific? Abul Asward, a partir de su toma en el 781. A partir de entonces Shaqura toma especial relevancia. Pero su poblamiento viene de antiguo, por aqu? anduvieron fenicios, griegos y romanos.

Se levanta el castillo y hacia el 1150, c?mo muestra de progreso y buen vivir, la ciudad se dota de ba?os. L?stima que no est?n visitables...

En el ascenso hacia la fortaleza vemos la curiosa plaza de toros, casi rectangular, que aprovecha la pendiente del cerro a modo de grader?o.

M?s all? las Torres de Santa Catalina en el termino de Orcera, entre olivos.

Los flamantes lavaderos, reci?n restaurados, el Pozo de la Nieve, restos de la muralla...

Y la Iglesia de Santa Mar?a del Collado, que se levanta en pleno siglo XVI, sobre un templo medieval.

C?mo un enorme bloque p?treo, el Castillo de Segura de la Sierra se eleva 1300 metros.

Paseamos por el Patio de Armas en donde se concentran los ba?os ?rabes, una ermita santiaguista, aljibes, el refectorio.

Y espacios bajo soportales con horno, fragua y taller de cer?mica.

La vida entera de una poblaci?n puede hacerse aqu? dentro.

La torre del Homenaje consta de cuatro plantas. Con salas que recrean la sociedad de la ?poca ?rabe y cristiana y un recuerdo al poeta Jorge Manrique, que seg?n algunos estudios, era natural de esta villa, y no de Paredes de Nava, c?mo hemos estudiado todos en el cole...

?

?No se enga?e nadie, no

pensando que ha de durar

lo que espera,

m?s que dur? lo que vio

porque todo ha de pasar

por tal manera.


La subida hacia cielo vale la pena.

El paisaje es impresionante, aunque est? lleno de nubarrones amenazantes.

Y disfrutamos un buen rato del horizonte.

De nuevo en la Plaza nos avisan de que en el interior de la ermita se proyecta un v?deo sobre la Orden de Santiago.

Nos echamos al suelo y, sobre la b?veda, seguimos un interesante documental sobre las andanzas de estos caballeros y sus ritos.

Es en el pueblo d?nde vemos la fachada de la casa que habit? el poeta Manrique. Su madre Do?a Menc?a de Figueroa era segure?a y su padre Don Rodrigo fu? comendador de la Villa entre 1434 y 1474.

Por su grande habilidad,

por m?ritos y ancian?a

bien gastada,

alcanz? la dignidad

de la gran Caballer?a

de la Espada.


?

En el escudo que corona la puerta vemos las armas de la familia Figueroa, acompa?adas de la cruz de Santiago y los yelmos de Manrique padre.

?

Casas blancas y calles estrechas componen el resto del caser?o.

La Iglesia se alza al otro lado de la calle principal, con una fachada enormemente clasicista y otra, m?s sencilla, s?lo adornada por la cruz de Santiago.

En 1511 se construye la Fuente Imperial de Carlos I.

El agua, de nuevo, c?mo en Cazorla. Controlada, c?mo s?mbolo de poder y de vida.

Una virgen en una hornacina.

Un ger?neo colorao'....

Y la magn?fica Sede de los Jesuitas, actual ayuntamiento, junto a la Puerta Nueva.

Lo que fue, tambi?n, el noviciado de la orden, que tiene una iglesia anexa a la parroquia, est? en plenas obras. Su fachada plateresca desluce con tanto material de construcci?n alrededor. Espero que recupere pronto su anterior esplendor.


En la torre del homenaje

est? puesto toda hora

un estandarte

que muestra por vasallaje

el nombre de su se?ora

a cada parte;


En el escudo de Segura tambi?n se habla del pasado forestal de la villa y su comarca.

Con las maderas que all? se extra?an se abastecieron, durante a?os, los astilleros de Sevilla y Cartagena.

Hasta la extenuaci?n... La singular provincia Mar?tima de Segura de la Sierra fue creada en 1748 por Fernando VI y su regulaci?n acab? con la econom?a de la zona.

Ahora los tiros van por otro lado. Inmensos olivares llenan la comarca, se protegen los espacios naturales, se fomenta un turismo de calidad...

Nos despedimos de Segura, de Cazorla, de Ja?n.

Enamorados de sus paisajes, de sus pueblos, de sus gentes.

Con ganas de volver, para disfrutar de lo que ya conocemos y sorprendernos con lo que no hemos podido conocer.

?



Publicado por talipo @ 7:56  | Vericuetos
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Publicado por ingolo
Viernes, 10 de diciembre de 2010 | 9:32

Niña, cada día las fotos son mejores.

Enhorabuena.

Publicado por talipo
Viernes, 10 de diciembre de 2010 | 10:18

Y eso que a esas alturas ya tenía a la cámara cansada...Gui?o Son maravillosos los paisajes, ninguna de las fotos de este blog les hacen justicia.

 

Besotes y buen finde!!!

Publicado por Marhya
Viernes, 10 de diciembre de 2010 | 14:55

Polita, cuando lea la pr´oxima novela medieval voy a imaginármela en algún escenario semejante. Muy , muy bonito.

Un beso.

Publicado por talipo
Domingo, 12 de diciembre de 2010 | 19:14

Sin duda una elección muy acertada, marhya...

 

Besotes!!!