Mi?rcoles, 12 de octubre de 2011

La cena del cura es una alubia amarillo vainilla, de pequeño tamaño, fina y delicada.

El sábado pasado, en el mercadillo medieval de Quintanilla de Onésimo, Beatroz se lleva 3/4 de kilo para su casa y nos regala lo mismo, para que las probemos.

Jucha insiste en ponerlas este mismo lunes...

La única receta que encuentro en la red con esta legumbre es la de Finuca y está aquí. Pero yo quiero ponerla en plato único y meto algunas modificaciones.

Las hago así:

Lavo 4 puñados de la cena del cura y pongo en remojo, en agua limpia y fresca.

Al día siguiente paso a la olla a presión, con esa misma agua. Añado 1 pimiento verde cortado en tiras finas, 1 cebolleta en juliana, 1 puerro lavado y troceado y 4 dientes de ajo pelados.

Enciendo el fuego y espero a que hierva. Espanto con un vaso de agua fría.

Vuelvo a esperar a que hierva el agua y repito la operación espantada.

Espero, de nuevo, a que vuelva a hervir. Añado 3 morcillas asturianas de cebolla.

Cierro la olla, espero a que suba la válvula , bajo el fuego y dejo cocinar durante 12 minutos.

Apago la olla, espero a que baje la válvula y abro. Añado sal al gusto.

Sirvo.

Es una de las legumbres más suaves de textura que he probado nunca, pero sabrosa, que digo....sabrosísima.

Y si no que se lo digan a Sella que está castigada, que digo, castigadísisma, ya que se ha merendado un tupper pequeño con el que Jucha y yo no hemos podido y con el que nos relamíamos pensando en él para hoy.

¡¡¡Leñe!!!


Publicado por talipo @ 8:26  | Cacerolas
Comentarios (7)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Conar
Mi?rcoles, 12 de octubre de 2011 | 9:07

Ufff, siempre me acuerdo que te pregunté en Noja qué legumbre era esa que no conocía y que tenía tan buena pinta. ¡¡¡Necesito probarla!!!!!!!. Me la requeteapunto.

Besos

Publicado por talipo
Mi?rcoles, 12 de octubre de 2011 | 9:58

¡¡¡Es verdad!!! Vaya memoria que tienes... ¿En dónde las vimos exactamente? ¿Las tenía la Begoña?

Besotes!!!

Publicado por Conar
Jueves, 13 de octubre de 2011 | 9:05

No!!! Fue en una tienda de Noja, en la calle dónde estaba Correos, al lado de la tienda de Josechu. ¿Te acuerdas?. Suele tener saquitos con un montón de legumbres en el escaparate, pero a unos precios bastante altos.

Publicado por talipo
Jueves, 13 de octubre de 2011 | 9:58

¡¡¡Es verdad!!! Pues ya tenemos precio para comparar y ver si nos compensa comprarlas allí o hay que seguir buscando.

Besotes!!!

Publicado por Alco
Jueves, 13 de octubre de 2011 | 9:59

Que pinta!!!!!, a ver si baja la caló y nos pone Conar bien de potes Sonrisa

Respecto lo de Sella, ¿recuerdas en ClaCo (osease en casa en Madrid) lo que había en la puerta de vaiven de la cocina (un cerrojillo por fuera), lo recomiendo, así solo entrará en la cocina cuando Jucha o tú queráis, o no os olvideis de echarlo......

Besos

Publicado por Marhya
Jueves, 13 de octubre de 2011 | 15:44

¡Qué curioso! No la conocía ni por el nombre ni por el aspecto y ahora me quedo intrigada. ¡qué bien que no se pierdan tantas variedades locales!!

Besos.

Publicado por Zuhur
Jueves, 13 de octubre de 2011 | 19:18

No las conocía Doña. Pero si vuecencia y D. Jucha (y después Sella, je, je) Gui?o con el paladar que se gastan, dicen que están buenísimas pues las buscaré en Santoñuca cuando vaya a por los caricones.

He mirado en "la interné" y su precio no me parece elevado si la comparamos con sus paisanas las verdinas, las fabes de La Granja, o con los cántabros "haricots".

Perdone la anterior licencia, Doña; en relidad yo estoy "cuasi" convencido que el vocablo "carico" procede de la onomatopeya "que rico" pronunciada por un diletante "antecesor" después de haberse pegado un buen atracón de ellos cocinados, ellos, por experta cocinera. Sonrisa Gigante

Agurtxu Gestos con las manos