Lunes, 17 de octubre de 2011

O a Rubielos de Mora. A menos de 13 km del anterior Mora de Rubielos.

Rubielos también tuvo castillo, en torno al cual se dispuso el pueblo, allá por el siglo XII, pero sólo queda un lienzo de mampuesto y una torre adosada con portal, el de San Antonio.

En el interior de la villa paseamos por calles limpias y de trazado bastante regular.

El exterior del Ayuntamiento es de aspecto palaciego.

Pero su interior nos depara varias sorpresas. Cómo un precioso patio porticado, a modo de lonja, en donde se celebraba el mercado en épocas anteriores.

Y una carcel, de diminuta puerta... A Carmo no le importa posar, divertida,  para darnos la escala.

En un lateral se encuentran las escaleras de acceso a la planta superior, acompañadas por una fuente que da frescor, entre el antiguo encanchado original del siglo XVI.

En las calles aledañas se suceden los palacios y casonas señoriales, muy abundantes en Rubielos.

Rochi hace que me fije en los aleros de madera, imponentes, que decoran los tejados.

El trabajo de la madera es impecable. Destaca el del Palacio de los Villasegura. De una sola pieza, en pino negro.

Otros rincones, más sencillos, nos hablan de un pasado medieval.

La forja es un elemento a contemplar, también... De larga tracidión y con exponentes que dejan de ser artesanos para convertirse en artistas. Cómo José Gonzalvo...

Hemos llegado a la Puerta del Carmen, en un paseo solitario.

Toda la animación que había en Mora de Rubielos aquí se transforma en silencio y tranquilidad.

Gracias a los Mogar, por darnos cobijo en su casa y enseñarnos lugares tan preciosos.


Publicado por talipo @ 7:04  | Vericuetos
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Marhya
Lunes, 17 de octubre de 2011 | 12:26

¡Qué bonito! Cuántos lugares preciosos por descubrir y bien cerca.

besos.

Publicado por talipo
Mi?rcoles, 19 de octubre de 2011 | 11:16

Ya te digo... Y ahí están, esperándote!!!

Besotes!!!