Martes, 31 de enero de 2012

Domingo, 22 de enero. Amanece con niebla en Valladolid. Pero apetece subir al coche y dar una vuelta.

A Tordesillas y de allí hacia Pollos, en 40 minutos estamos en Castronuño. El pueblo se eleva en un cerro. Dando pistas sobre el origen de su nombre...

En la cima nos espera la Ermita del Cristo, o Santa María del Castillo. De finales del XII al XIII, ya muestra arcadas ojivales de transición al gótico más joven.

Parece ser que Castronuño tuvo su fortaleza, levantada por Caballeros de la Orden del Hospital de Jerusalem, hoy totalmente desaparecida y que las raices de esta iglesia es lo único que permanece.

El espacio, que también debió ocupar un asentamiento prehistórico, está completamente horadado por las bodegas.  Y sus chimeneas asoman, curiosas, al paso del visitante.

La pomposa Casa de la Reserva luce recién inaugurada. No son las 2 p.m, debería estar abierta...

En vista de lo cual nos asomamos al paraje que ha provocado semejante construcción. Y es impresionante.

Cuando en 1941 se construye la Presa de San José se forma un amplio espacio de carrizal. Allí han ido nidificando variadísimas especies de aves acuáticas y la vegetación es muy peculiar.

Nos asomamos al mirador y decidimos bajar por el estrecho sendero hasta la ribera.

Nos acompañan almendros. En primavera debe ser todo un espectáculo...

Ya al nivel del Duero nos percatamos de la anchura que el río lleva a estas alturas.

Un cuidado camino nos lleva hasta un observatorio.

Leo que en ese recodo del río estaba el antiguo puerto de Castronuño y que la economía del lugar le debía mucho a las capturas de los pescadores. Al llegar la noche subían su botín hasta el pueblo a lomos de burros y luego lo vendían por toda la comarca.

En un rato sentados allí observamos cómo planean las cigueñas, a ras del agua. Algunos patos y algo que identifico cómo un cormorán... También hay muchas garzas reales.

Se nota que se ha hecho una buena inversión en el acondicionamiento de este bosque de ribera. Está limpio y agradable para el paseo. Y es sumamente silencioso...

Cuando volvemos al pueblo ha acabado la misa y la iglesia está cerrada. Hoy no entro en ningún sitio...

La portada a Sur repite la decoración de la principal, con los motivos agrandados.

Y en el ábside triunfan los detalles picudos, en los dientes de sierra y los chocantes canecillos triangulares.

¿Será general?




Tags: Vericuetos, castilla y leon, valladolid, castronuno

Publicado por talipo @ 7:47  | Vericuetos
Comentarios (7)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Alco
Martes, 31 de enero de 2012 | 12:23

Muy bonito paraje, lo malo (o no) fue la luz, no? con sol y tanta agua debe ser más espectacular.

 

Besos

Publicado por talipo
Martes, 31 de enero de 2012 | 13:24

Había bonita luz, Alco, muy de invierno. Muy sepia... En primavera cambia totalmente. La magia de las estaciones...

Besotes!!!!

Publicado por Marhya
Martes, 31 de enero de 2012 | 19:00

¡Qué chulada! Y cerca,me lo apunto.

Besos.

Publicado por Zuhur
Martes, 31 de enero de 2012 | 19:07

Interesante paraje, Doña y con magníficas vistas. Careto flor

La iglesia románica tiene un cierto aire con las del tipo zamorano.

Una preguntica..., ¿calle de la cigüeña nº 17, o..., alojamos a  17 familias de cigüeñas en el pueblo? Sonrisa Gigante

Gestos con las manos

Publicado por talipo
Martes, 31 de enero de 2012 | 19:13

Marhya, muy cerca, y luego tiramos para Toro, más cerquita aún...

Zuhur, yo opto por la segunda opción... Aunque debía haber muchísimas más. ¡Overbooking!

Besotes!!!!

Publicado por kris
Martes, 31 de enero de 2012 | 19:42

gracias, no parece que me haya ido de Valladolid. Bss

Publicado por talipo
Martes, 31 de enero de 2012 | 21:38

¡¡¡ Me alegro!!!