Jueves, 16 de febrero de 2012

Santiago Millas pertenece, aún, a La Maragatería. Y cómo tal sus muros son de piedras irregulares y sus tejados de barro.

Se fundiría con el paisaje si sus habitantes no hubieran pintado casi todas las puertas y ventanas de azul cielo.

El sol se vislumbra entre los chopos desnudos cuando llegamos a Cebrones del Río.

Del Río Órbigo. La raya fluvial que divide la provincia de León en dos. De Norte a Sur, antes de fundirse con el Esla, más abajo, ya, de Benavente. Un viejo, y precioso, puente ferroviario lo cruza a esta altura. Olvidado...

Cómo este palomar, desmochado.

Se hace de noche en la vuelta a casa. En el sábado que se suponía más frío del invierno. No ha sido para tanto.


Tags: Vericuetos, Castilla y Leon, Leon

Publicado por talipo @ 6:02  | Vericuetos
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Marhya
Jueves, 16 de febrero de 2012 | 15:58

Menudo anochecer bonito. Y cuántos sitios cercanos chulos por conocer.

Besos.

Publicado por talipo
Jueves, 16 de febrero de 2012 | 16:29

Muy bonito, Marhya, y muy temprano. Aunque ya se van notando los días más largos...

Besotes!!!