Lunes, 21 de mayo de 2012

Tanto que despues de comernos unas legumbres nos sentamos en los sofás de salón, al calor de la chimenea.

Unas para ponerse al día en moda...

Otras para chotearse del pavo de su hermana mayor...

Los más para dormitar...

Hasta que, de repente, para de llover.

Pero sólo nos deja llegar a la pradera.

Y media vuelta para casa.

Yo me cojo la sillita, que voy a merendar...

Tags: Vericuetos, parentelas, madrid, collado-villalba

Publicado por talipo @ 7:24  | Vericuetos
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Alco
Lunes, 21 de mayo de 2012 | 10:20

Como se nota quien es el que vive en el campo.......

Publicado por talipo
Lunes, 21 de mayo de 2012 | 21:48

Ya te digo...