Martes, 22 de enero de 2013

El domingo por la mañana nos levantamos temprano. Y al coche.

Mis primos malagueños nos han puesto difícil la elección de qué enseñarles. Marbus conoce algunos lugares de Castilla y León, pero Jusal confiesa no haber subido de Madrid pa'rriba. Y en dos días ¿a dónde te los llevas?

Está claro que, después de un paseo intensivo por Valladolid y visitar una bodega de Ribera de Duero, las opciones son incontables.

Nos queda un día y hay que darles un caramelito para que repitan. Y lo antes posible.

Dos capitales cómo Salamanca y Zamora nos parecen una estupenda opción.

Están cerca de Valladolid y a apenas 90 kms una de la otra.

Salamanca es puro oro, en piedra, pero oro.

Aunque la vida fluye por todos sus rincones, y la gente....

Desde cualquier rincón las vistas son increíbles.

Y en cualquier bareto se puede entrar en calor con un tinto, una Budweiser y una palomita.

Jusal en busca de la rana

Callejear implica toparse con un palacio, y otro, con una catedral, y otra.

Todo potencia, todo monumentalidad.

Ya a la salida le hago a Jucha frenar.

¡¡¡Es de crochet!!!

Zamora no llega a los 70.000 habitantes, es mucho más chica. Una capital pequeña y coqueta.

Cómo ellos...

Aparcamos en la Plaza de la Marina Española y tomamos la calle de Santa Clara para ver la zona que creció a principios del siglo XX.

Me da la impresión de que esta ciudad vivió una segunda edad de oro durante esta época.

Un móntón de edificios modernistas, art noveau y art decó se alinean a un lado y otro.

Tenemos que llegar al Ayuntamiento para ver el arranque de la calle Balborraz, que desciende hasta el Duero y fue, en su momento, núcleo de artesanos y comerciantes.

Y allí empieza la apoteosis del Románico.

Hasta quince iglesias de los siglos XI, XII y XIII se amontonan en el pequeño Casco Antiguo que rasga la calle de Ramos Carrión. Imposibles verlas todas en un sólo recorrido. Pero el paseo hasta la Rúa de los Notarios te deja ver ahora una portada, ahora una torre, ahora un  ábside...

Y si, de repente, decides hacer un quiebro te puedes asomar al Duero. Bellísimo con esta luz de tarde.

Al llegar a la Casa de Arias Gonzalo empezamos a ver a Baltasar Lobo, el escultor zamorano.

Su ciudad natal ha sacado su obra de la Iglesia de San Esteban y la ha diseminado alrededor del restaurado Castillo.

Y dentro.

Ambos conviven a la perfección. Las formas suaves y mórbidas de las esculturas de Lobo rompen con la dureza de los muros.

La visita al recinto es, desde hace pocos años, muy agradable, con las nuevas pasarelas de madera tropical y sus barandillas de cristal que permiten una visión perfecta de su arquitectura.

Vale la pena recorrer su paso de ronda, al atardecer.

Contemplando la Zamora moderna y la antigua.

Y bajar, luego, hasta la catedral, y dejarse embelesar por la perfección de sus formas.

En el Antiguo Palacio de los Conde Alba de Liste paramos a tomar un café, para comentar la jugada y entrar en calor.

El, hoy, Parador Nacional no ha perdido un ápice de prestancia.

¡¡¡Primos!!!

¿¿¿Cuándo volvéis???

Nos queda tanto por enseñaros...


Tags: Vericuetos, parentelas, castilla y león, salamanca, zamora

Publicado por talipo @ 7:19  | Vericuetos
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Kris
Martes, 22 de enero de 2013 | 7:29

Tutor primer árbol de urban kitting en directo?... Es que Castilla y León es así lo tiene todo. Me encanta tu ritmo de ahora vuelvo a despertar con tus blogs. Bss

Publicado por talipo
Martes, 22 de enero de 2013 | 10:06

Kris, vaya con tu teclado!!! Me dejas a la imaginación la mitad de tus comentarios. Muchas risas Muchas risas Muchas risas

Pues sí, a las puertas de la sede de Cáritas Salamanca estaba el árbol. Algo benéfico, según leí después.

Espero no volver a perder el ritmo. A mí también me gusta. Gui?o

Besotes!!!

Publicado por Marhya
Martes, 22 de enero de 2013 | 17:38

¡Que bonito todo! Dan ganas de coger carretera.

Sorprendente el árbol de crochet, aunque cada vez se vea más arte tejeril urbano (o como se llame, me suena fatal lo que he escrito). Gui?o

Besos.

Publicado por talipo
Viernes, 25 de enero de 2013 | 10:34

Muchas risas Muchas risas Muchas risas Ayer mismo volvimos por ahí, Marhya y vaya día estupendo que nos hizo, pese a las previsiones.

Besotes!!!