Mi?rcoles, 10 de abril de 2013

El domingo nos vamos de excursión. La noche anterior he visto algo relacionado con Arrabalde en FB y descubro que es un pueblo, al norte de la provincia de Zamora, en una zona de gran valor arqueológico.

Un buen destino.

En el punto más alto de la Sierra de Carpurías, que flanquea el pueblo, se localiza el Castro de las Labradas.

Un yacimiento astur, datado entre el siglo II aC y el I dC, de gran singularidad.

Tras sus dos líneas de murallas aglutinó a todas las poblaciones circundantes, en la época en la que los romanos empezaban los asedios en la zona.

Una amplísima vaguada, entre las dos puertas de la segunda muralla, muestra signos de algunas construcciones domésticas. Aunque están sin excavar.

También hay varios depósitos de agua constatados, con los que se abastecían sus gentes y el ganado.

En la puerta Sur se ha hecho un buen trabajo de levantamiento en el bastión izquierdo, mientras que el derecho se muestra, aún, en derrumbe.

De una muralla muy potente...

El control del territorio también es esencial en la época y las vistas, casi infinitas, así nos lo indican.

Muy cerca, y de forma casual, se encontraron dos tesoros de joyas celtibéricas que los investigadores asocian al castro. Dos ocultamientos de gran valor que ahora están depositados en el Museo Arqueológico de Zamora y toman el nombre del pueblo. Los Tesoros de Arrabalde.

Ya en la vega del Ería nos dirigimos al Dolmen del Casetón del Moro, para viajar más allá en el pasado.

Este monumento funerario data de la Edad del Bronce (3.500-3.000 aC) y es un sepulcro de corredor, ya que se accede por un pasillo hasta el interior, una cámara redonda de unos cuatro metros de diámetro.

Allí se enterraban los miembros de un mismo linaje durante varias generaciones y se hacían acompañar de pequeñas herramientas de silex y algunos objetos de carater simbólico.

Retrocedemos en Arrabalde.

Y dejamos atrás Santa María de la Vega, con su curioso barrio de bodegas, que asemeja el país de los enanitos.

Rumbo a Benavente. Allí comemos en el Paraiso un buen menú del día.

Después paseamos por su casco viejo, en donde nos topamos con San Juan del Mercado y sus tres portadas románicas.

Por una esquina accedemos a la Plaza Mayor, engalanada para las Fiestas de Nuestra Señora de la Veguilla.

Salimos por el Pasaje de las Guindas entre algunos exponentes de comercio tradicional.

Y por la calle de la Rua llegamos hasta el Teatro Reina Sofía, un gracioso edificio de estilo art decó. Qué luce muy bien restaurado.

Y de allí hasta Santa María del Azogue.

Otra joyita del románico, en donde se guarda a la patrona.

El antiguo reloj de la torre, que desapareció tras una tormenta, se oía al parecer, en toda la comarca:

Campana la de Toledo,
catedral la de León,
reloj el de Benavente
y Rollo el de Villalón.

A la vuelta de una esquina, sin comerlo ni beberlo, nos encontramos con este panorama:

Unas auténticas Carreras de Autos Locos.

Con todo Benavente aplaudiendo y riendo. Qué a la salida de una curva las tortas debían ser morrocotudas.

Y si no que se lo digan al que andaba intentando restaurar su vehículo con una grapadora.Muchas risas Muchas risas Muchas risas

Mas sobre el Tesoro de Arrabalde, el Castro de las Labradas y los enfrentamientos con los romanos.


Tags: Vericuetos, castilla y león, zamora, arrabalde, benavente

Publicado por talipo @ 8:00  | Vericuetos
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Marhya
Mi?rcoles, 10 de abril de 2013 | 10:38

¡Que preciosidad! Y como quien dice, aquí al lado. Mis abuelos maternos son de Zamora.

Besos.

Publicado por talipo
Mi?rcoles, 10 de abril de 2013 | 11:33

Pues sí, bien cerquita. La zona tiene mucho más para ver. Seguro que nos hacemos asiduos durante una temporada.

Me encanta Zamora, es una ciudad con muchísimo caracter y una gran desconocida, desgraciadamente.

Besotes.

Publicado por www.vuelvoalpueblo.com
Jueves, 09 de mayo de 2013 | 15:40

Zamora es una provincia increíble, repleta de rincones preciosos. Qué curioso el barrio de las bodegas, precioso.

Publicado por talipo
Jueves, 09 de mayo de 2013 | 17:41

Bienvenido vuelvoalpueblo, bonito nombre.

Sí que lo es. Y por descubrir para algunos que la tenemos bien cerquita. Un diamante en bruto que prometemos tallar.

Me encantan los barrios bodegueros de toda esta zona, pero éste se lleva la palma de los que conozco.

¡¡¡Saludos!!!