Martes, 25 de marzo de 2014

He oido decir muchas veces que la gente corre porque los médicos recomiendan hacer ejercicio y éste, especialmente, sale muy barato. Y cómo son tiempos de crísis...

Con una camiseta de publicidad, un pantalón de algodón y unas zapatillas de deporte te puedes tirar a la calle perfectamente. Y así aguantas los primeros días, semanas o meses.

Luego, si te gusta, te vas al paraiso del deporte francés (PDF) y te agencias unas zapas algo mejores, que las otras ya estaban viejas y te han hecho unas rozaduras. De paso picas y compras un par de mallas, infinitamente más cómodas, dónde vamos a parar...

Cuando llega el invierno, con los primeros fríos, te pillas un buen catarro. Decides apuntarte al gimnasio, para no perder la forma ya conseguida.

El primer día sudas la camiseta de publicidad cómo un cochino y vuelves al PDF, a por un par de camisetas técnicas, o tres... Un quitaypon y un por si acaso... En ellas el sudor se nota menos.

A estas alturas ya estás pilladísimo. Necesitas ir a correr tres días por semana y te enganchas al panel de mandos de la cinta, subiendo distancias, bajando tiempos.

Vuelve la primavera y en el gym mueres de calor. Es hora de regresar a la calle. Necesitas un reloj con cronómetro. Cada día metes en google maps el circuito que has recorrido y compruebas los kms. que has hecho.

Ha llegado la hora de medirte oficialmente.

¿Y eso cómo se hace? Fácil. Te apuntas a una carrera en tu pueblo o ciudad. Eliges una a medio plazo, para no hacer el ridículo más espantoso, y te dispones a llegar al día C (de carrera) bien sobradito.

Para ese día has corrido la distancia varias veces y llevas en tu cabeza un tiempo en la que ejecutarla.

Sorprendentemente, al final de la prueba verificas la marca que has visto por encima de tu cabeza, al cruzar meta, y compruebas que apunta unos minutos por debajo del estimado. ¡¡¡Yupiii!!!

Los amigos te dicen que es normal, que si la gente te lleva los primeros metros, que si vas a darlo todo, que si la adrenalina...

Buscas en el calendario otra carrera, con una distancia mayor, no mucho, pero sí algo. Tienes unas cuantas semanas para prepararla.

Así cómo la anterior era gratis, ya que eran las fiestas del pueblo, en ésta te piden una pequeña aportación para un bonito proyecto solidario en la Bolivia Central. Venga, vamos.

Y sales de ahí henchido de orgullo, por la escuela de Huachingato a la que acabas de mandar un paquete de bolis azules y por ti. Hoy has corrido mejor y no has llegado el último. Es más, has pasado a uno que en la anterior carrera entró unos segundos antes que tú.

Acabas de desembocar en el mundo de la competición. Te encanta.

En las siguientes empiezas a controlar los entrenamientos. Primero sigues consejos de corredores amiguetes que llevan más años que tú en el tema. Lees cositas en la red. Decides suscribirte al Runners...

El vecino con el que coincides corriendo días sí, día también, te comenta que tiene un amigo en un club y que federarse mola, ya que las carreras salen más baratas y tienes un seguro médico.

Con la equipación nueva te haces autoestampas en la salida y en la meta y en el pie de foto escribes finisher. Las cuelgas en tu FB, tu Twiter y tu Instagram.

Los colegas comentan. Te llaman mákina. Sí, con K... Ya no hay marcha atrás.

Cuando vas a elegir competición para el fin de semana que viene la oferta es amplia, qué digo amplia..., es monumental.

Pero cuidadito con apuntarte tarde, que te quedas sin plaza. Por tu misma experiencia han pasado cientos de miles de humanos corredores, deseosos de participar en la siguiente.

Los ayuntamientos, federaciones, conserjerías lo consideran una necesidad social y se ponen a organizar carreras.

Es la ley de la oferta y la demanda.

De las sanguijuelas que te sangran por ello, con pleno conocimiento y aceptación por tu parte, ya escribiré otro día. O no...

Las fotos están tomadas en la salida de la Media de León de este año. Una Media Maratón ya son palabras mayores. Nada más y nada menos que 21 kms... Este año tomaron la salida ¡¡¡1.770 corredores!!! En una prueba paralela de 10.000 metros se llegaron a los ¡¡¡5.500 participantes!!!

[ Y esta es mi visión sobre el enorme éxito de las carreras en los últimos tiempos, Carrro. Ya me dirás que opinas de ello. Seguro que tú, que llevas metido en este mundillo mucho tiempo, puedes ampliar el tema.]



Tags: Chascarrillos, aficiones

Publicado por talipo @ 7:37  | Chascarrillos
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
Publicado por su se?oria pitufina
Martes, 25 de marzo de 2014 | 13:26

Bailando Bailando Bailando Bailando Bailando Bailando Bailando

Publicado por su se?oria pitufina
Martes, 25 de marzo de 2014 | 13:27

Bailando Bailando Bailando esta soy yo antes de las carreras, en momentos me he sentido identificada ja ja ja

Publicado por talipo
Martes, 25 de marzo de 2014 | 13:52

Muchas risas Muchas risas Muchas risas  Bueno, es que he mirado mucho a mi alrededor, antes de formarme esta opinión. Muchas risas Muchas risas Muchas risas