Martes, 05 de mayo de 2015

De camino a Lisboa, y, cómo dejamos a las niñas en AA, paseamos por Badajoz para hacer tiempo y esperar allí al resto de los chenchetes, que vienen desde Valladolid.

Tantos años yendo y sin conocer el coqueto y colorido centro de la capital.

La grandiosidad de su catedral, con pinta de castillo.

Y algunos edificios rehabilitados de los años 40 cómo este antiguo mercado, reconvertido en biblioteca pública. Con lo que me gustan...

Tiene narices, la cosa.


Tags: Vericuetos, extremadura, badajoz

Publicado por talipo @ 11:32  | Vericuetos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios