Mi?rcoles, 11 de enero de 2017

Con estas fechas vienen esas listas interminables, o no, de propósitos. 

Esta madrugada, a eso de las 4:00, me he despertado algo agitada. Estamos a 11 de enero y yo sin pensar en el 2017. ¡Oh, cielos!

Con los ojos como platos he empezado a cavilar. A ver por donde empezamos....

Pues por lo más frívolo, para ir abriendo boca:

Tras las Navidades he tenido la valentía de subirme al peso. Cinco kilos más que el año pasado a estas alturas. Desayuno sano, sanísimo, como más sano, sanísimo aún, y por la tarde se me sienta Jucha al lado con un bowl lleno de palomitas y patatas fritas. ¡Sí, todo junto!

¿Hacer más ejercicio? Antes de verano me borré del gimnasio. Si ya no iba... para que pagar. Ya no salgo ni a andar, con lo que me gusta y lo bien que me viene. Lo paseos diarios con las niñas podían suponer una buena práctica, pero tiran demasiado y mis codos me pondrían una denuncia.

Tema orden y concierto. Lo sé, mi casa debería estar menos desordenada. Sobre todo esa habitación denominada cuarto de la plancha, en donde acaba todo lo que está pendiente. Tengo una estupenda mesa para trabajar ahí y está petada, por encima y por debajo. 

Acabo pintando, cosiendo o arreglando sobre la mesa de la cocina o del cuarto de estar. Y cómo no es práctico pinto poco, coso menos y arreglo nada.

Debería tirar mucho, pero no me gusta desprenderme de nada... A todo le veo una utilidad, pero no acabo de dársela. 

El blog. Mi tan amado cuaderno cibernético que tantas alegrías me ha dado.

El año pasado publiqué, apenas, 18 crónicas y Jucha firmó varias. Frente a las cuatro o cinco publicaciones semanales de los buenos tiempos..., verguenza me da.

Pero así es la vida. Ahora mi existencia es más ¿tranquila? La mayoría de las cosas que hago no me inspiran lo suficiente para ser compartidas aquí.

Casi no viajo a lugares nuevos, cocino lo mismo siempre y salgo poco a comer por ahí. 

Con esto no pretendo decir que me aburra, ni mucho menos. Tengo una buena panda de familiares y amigos con los que me lo paso bien, a los que cuido y me cuidan, y disfruto de la vida. Eso no es despropósito, al revés...

Pero escribir nunca ha sido una obligación, si no una necesidad. Y por eso no quiero que la inspiración me pille trabajando

Y aquí acabo mis despropósitos. Zanjo el tema. Lo chapo.

Otro día os cuento objetivos para el 2017. Si se me ocurre alguno....


Publicado por talipo @ 12:45  | Chascarrillos
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por MARMAR
Mi?rcoles, 11 de enero de 2017 | 12:59

Te pongo deberes.... si quieres. Da con un pan que no lleve: trigo, cebada, centeno, maiz, arroz, almendra y/o nuez.... y si lo encuentras, dame la receta jajajaja Seguro que se te ocurren un monton de propositos mas interesantes que este, porque a imaginacion no te gana nadie!! Amor

Publicado por Gecha
Lunes, 16 de enero de 2017 | 21:12

Polita,  asi empiezo yo todos, bueno, casi todos los años. Con muchas ganas de hacer y empezar cosas, que por pereza o porque me aburre nunca termino. 

Proponte cada día algo, no tiene que ser cada año, proponerse cosas, a semana vista, y así sin darse cuenta, las cosas se van haciendo.

Y la comida, con lo que me gusta comer a mi. El truco que hago es intentar picar algo tipo 8/830 y que me de tiempo hacer digestión antes de ir a dormir.

Un beso y ánimo. Que creo que este año, estas mas exigente contigo. Y eso no tiene que ser así. haces un millón de cosas.